♥ ♡ Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María

♥  ♡  Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María
Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María - Sed vos la salvación del alma mía, y del mundo entero - Los amo, salven almas

Biblia Latinoamericana de Hoy

Buscar este blog

::: Evangelización Activa :::

::: Evangelización Activa :::




Evangelizacion.org.mx/podcast/index.php / Adoración

Adoración de los magos al niño Jesús
El texto de la Epifanía nos invita a descubrir el sentido del término adoración. Adorar es algo que va más allá de la postración como signo externo, es darle todo a Dios, entregarle lo más valioso, incluso, y si es necesario, la propia vida.

Adoración > "shaujau"  (postrarse: signo externo [del cananeo] )  > Proskeynos ( [del griego]  mandar un beso: a los grandes nobles, como signo de  "amor, lealtad y reverencia" -> los romanos lo cambiaron por el saludo al César, donde se se golpeaban el pecho, como "arrancándose" el corazón y lanzárselo" al Emperador )
o sea, que adorar es: postrarse y además dar la vida, darlo todo, (obedecer, entregar la vida y el corazón, hacer cualquier cosa y darlo todo por el ser adorado, en nuestro caso; Dioos)

lo amo, lo respeto y lo obedezco
alabanza, acción de gracias, veneración, contemplación, oración,

Ser una ofrenda viva, que se entreguen a Dios "como ofrenda viva, santa y agradable a Dios"
tiene que venir de este proskeynos, de este "arrancarme el corazón" de serle fiel al Señor, de obedecerlo,
de estar dispuesto a darme completamente
Este es el verdadero culto que debemos ofrecer
Entregarse completamente al Señor, hacer de su vida una ofrenda a Él.

Debe tener un impacto en mi vida espiritual, y en mi relación con Dios
Cuando yo he decidido hacer de mi vida un proskeynos, una ofrenda total, como lo hace Abraham
Estos 2 elementos ("shaujau" y Proskeynos), tienen que dar como resultado la donación

Adoración es respeto, amor y fidelidad, hasta el punto de entregarle mi vida


No hay comentarios:

Publicar un comentario

PADRE NUESTRO EN ARAMEO la lengua de Jesucristo