♥ ♡ Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María

♥  ♡  Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María
Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María - Sed vos la salvación del alma mía, y del mundo entero - Los amo, salven almas

Biblia Latinoamericana de Hoy

Buscar este blog

CONSAGRACIÓN al SAGRADO CORAZÓN de JESÚS y al INMACULADO CORAZÓN de MARÍA - Día 1°

DÍA 1



1° Método


Meta: Vaciarse del espíritu del mundo.
  • Examina tu conciencia.
  • Rezar y orar en todo momento.
  • Practica la renuncia a tu voluntad y la mortificación cuando sea necesario.
  • Cultiva la pureza de corazón.  Condición indispensable para contemplar a Dios en el Cielo, verle en la Tierra y conocerle a la luz de la fe.
  • Afirma el dominio supremo de Dios, y evita el pecado, para estar en consonancia al espíritu de Jesucristo, que es también el de María.
  • Como norma de vida, en obediencia a las leyes de Dios: Evita la concupiscencia, el abuso de las cosas creadas, el orgullo y el egoísmo. Para evitar el error, la oscuridad de la mente, la seducción y corrupción de la voluntad, eludiendo las artimañas del demonio.

LECTURA-REFLEXIÓN DEL DÍA

Cuando Jesús vio a las multitudes, subió al monte; y después de sentarse, Sus discípulos se acercaron a El. 
Y abriendo Su boca, les enseñaba, diciendo:

Las Bienaventuranzas:
“Bienaventurados (Felices) los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos.
“Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados.
“Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.
“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados.
“Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia.
“Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.
“Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios.
“Bienaventurados aquéllos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.

“Bienaventurados serán cuando los insulten y persigan, y digan todo género de mal contra ustedes falsamente, por causa de Mí. 
Regocíjense y alégrense, porque la recompensa de ustedes en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que ustedes.
“Ustedes son la sal de la tierra; pero si la sal se ha vuelto insípida, ¿con qué se hará salada otra vez? Ya no sirve para nada, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres.
“Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; 
ni se enciende una lámpara y se pone debajo de una vasija (un almud), sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. 
Así brille la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen a su Padre que está en los cielos.


Jesús Cumple la Ley y los Profetas

“No piensen que he venido para poner fin a la Ley o a los Profetas; no he venido para poner fin, sino para cumplir. 
Porque en verdad les digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley hasta que toda se cumpla.
“Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los Cielos. 
Porque les digo a ustedes que si su justicia no supera la de los escribas y Fariseos, no entrarán en el reino de los cielos.


ORACIONES PARA LOS DOCE DÍAS PRELIMINARES

Ven Espíritu creador; visita las almas de tus fieles. 
Llena de la divina gracia los corazones que Tú mismo has creado.
Tú eres nuestro consuelo, don de Dios altísimo, 
Fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción.
Tú derramas sobre nosotros los siete dones; 
Tú el dedo de la mano de Dios, Tú el prometido del Padre, 
Pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.
Enciende con tu luz nuestros sentidos, infunde tu amor en nuestros corazones 
y con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra frágil carne.
Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto tu paz, 
siendo Tú mismo nuestro guía evitaremos todo lo que es nocivo.
Por Ti conozcamos al Padre y también al Hijo y que en Ti,
que eres el Espíritu de ambos, creamos en todo tiempo.
Gloria a Dios Padre y al Hijo que resucitó de entre los muertos,
y al Espíritu Consolador, por los siglos de los siglos.
Amén.

Salve, estrella del mar, Madre santa de Dios 
Siempre Virgen, feliz puerta del cielo.
Aceptando aquel «Ave» de la boca de Gabriel, 
Afiánzanos en la paz al trocar el nombre de Eva.
Desata las ataduras de los reos, da luz a quienes no ven,
Ahuyenta nuestros males, pide para nosotros todos los bienes.
Muestra que eres nuestra Madre, que por ti acoja nuestras súplicas
Quien nació por nosotros, tomando el ser de ti.
Virgen singular, dulce como ninguna,
Líbranos de la culpa, haznos dóciles y castos.
Facilítanos una vida pura, prepáranos un camino seguro,
Para que viendo a Jesús, nos podamos alegrar para siempre contigo.
Alabemos a Dios Padre, glorifiquemos a Cristo soberano y al Espíritu Santo, 
Demos a las Tres personas un mismo honor. 
Amén.
Glorifica mi alma al Señor
y mi espíritu se llena de gozo
Al contemplar la Bondad de Dios mi Salvador

Porque ha puesto la vista en humilde sierva suya
y he aquí el motivo por el cual me tendrán por dichosa y feliz, todas las generaciones
Pues ha hecho en mi favor, cosas grandes y maravillosas

El que es Todopoderoso y su Nombre es infinitamente Santo
Cuya bondad y Misericordia se extienden,
de generación en generación a todos cuantos le temen

Extendió el brazo de su Poder y disipó 
el orgullo de los soberbios, trastornando sus designios

Desposeyó a los poderosos y elevó a los humildes
A los necesitados los llenó de bienes y a los ricos los dejó sin cosa alguna

Exaltó a Israel su siervo, por su gran Misericordia y Bondad,
Como lo había prometido a nuestros padres; Abraham y a toda su descendencia,
Por los siglos de los siglos                                          

            Amén

2° Método

PREPARACIÓN PARA LA CONSAGRACIÓN 
AL TRIUNFANTE CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA
W      MENSAJE

«Queridos hijos: el acto de Consagración a mi Corazón Inmaculado, como yo les digo, es un acto de amor y no simplemente palabras. Me llena de regocijo saber que sus corazones lo entienden así.
Les digo que sus corazones son la ventana del alma, el acto de consagración abre esa ventana; sus almas son como un prisma diseñado por Dios, como su propio reflejo. Si en este prisma hay impurezas, no podrá reflejar la gloria para la cual fue diseñado; para llevar claridad al alma ustedes deben rezar, para traer claridad al alma tienen que rezar; solamente por medio de la oración pueden ser disueltas todas las impurezas.
Queridos míos: miren dentro de mi Corazón pues al asomarse a él recibirán a la Trinidad; Yo solo puedo reflejarles la presencia de Dios.

«
Escuchen, hijos míos: les aseguro, abran sus corazones para recibir la Luz de Dios y permitan que solo Él se refleje en ustedes»

W    GUÍA

Nuestra Señora nos trae un llamado a su misión: La misión para su Triunfo. 

Esta misión comienza con nuestra Consagración a su Inmaculado Corazón; de esta manera nosotros respondemos al llamado de santidad y a la búsqueda de paz dentro de nosotros mismos y en el mundo entero.
Debemos comenzar por darnos cuenta que este es un llamado a una conversión personal, que envuelve nuestra propia alma y corazón, que permite a Dios obrar en nosotros y por medio de nosotros.

El acto de Consagración es exactamente lo que Nuestra Señora ha dicho: un acto. El acto de Consagración unirá nuestros corazones con el de Ella hacia su Hijo a través de una gracia especialmente creada.


W    DIRECCIÓN

La oración es la que crea nuestra relación con Dios. Mediante este acto de comunión, Dios viene a nuestros corazones y nosotros vamos hacia Él. Por medio de la oración, todas las impurezas que hay dentro de nosotros, pueden ser llevadas ante El y transformadas por su Gracia. Tener serenidad en el alma es estar lleno de la presencia de Dios. Primero debemos unirnos como uno a Dios; entonces, por medio de nuestra unión con Él, Él podrá obrar maravillas por medio nuestro.


W   MEDITACIÓN

¡Oh Corazón Inmaculado de María!, ayúdame para que la ventana de mi alma permanezca siempre abierta y transparente para que todas las impurezas puedan ser borradas y que Dios sea magnificado y glorificado, a través de mi propia conversión, consagración y testimonio. Madre querida, que yo pueda poner en acción las palabras que te prometo. Abre mi corazón para que yo me convierta en la señal del Triunfo en todo el mundo.

«Serán como Ángeles en el Cielo». (Mateo 22:30)



X  Con aprobación eclesiástica que se puede leer en el PDF Guia para la consagración




3° Método

PREPARACIÓN PARA LA CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA 
MAESTRA DE LOS APÓSTOLES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS



pasos para los 33 días:
v  Meditación del MENSAJE,  y práctica de una virtud (VER CADA DÍA)

meditación del día: META, MENSAJE, GUÍA, DIRECCIÓN
y práctica de una virtud


Día 1. Os muestro el camino
INTRODUCCIÓN DEL DÍA: (Extracto)

Hijos míos: 
Es María, la que os llama dulcemente con su voz de Madre. 
Madre que os quiere arrullar en su seno Materno como a niños pequeños que no saben dormirse si no están entre sus brazos. 
Madre que os quiere alimentar con su leche espiritual para que crezcáis robustos en la fe. 
Madre que os quiere mostrar el camino que os lleva al Cielo. 
Madre que os quiere guardar, proteger en uno de los Aposentos de su Inmaculado Corazón. 
Madre que os quiere instruir en Sabiduría Divina para que no caigáis en el error, en la confusión porque sobreabundan filosofías llamativas y extrañas que os harán herejes, anatemas. 
Madre que os quiere arropar bajo los pliegues de su Sagrado Manto y calentar con la llama de su Amor Santo. 

Es María, la que os llama a que os consagréis a su Inmaculado Corazón. 
Consagración que os revestirá de la luz del Espíritu Santo para que conozcáis en lo profundo el bien. 
Consagración que os llevará a despreciar los encantos y las falacias del mundo. 
Consagración que os hará sentir repugnancia y horror por el pecado. 
Consagración que intercambiará místicamente nuestros corazones. 
Consagración que os llevará al triunfo del Inmaculado Corazón de María y al reinado del Sagrado Corazón de Jesús. 
Consagración que encenderá la llama de la esperanza en vuestro corazón, para que esperéis la segunda llegada de Jesús con anhelo, sin miedos. 
Consagración que iluminará vuestro entendimiento. 
Consagración que os hará sentir deseos de entregaros completamente a Dios. 
Consagración que os lleva a Jesús para la salvación de la humanidad; tan alejada de Dios y de la Iglesia. 


El Ejército liderado por la Santísima Virgen María y San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia Celestial por designios del Padre Eterno; combatirá con el arma poderosa del Santo Rosario
Arma que perfumará con olor de santidad, que os dará fuerzas. Arma que os hará invencibles frente a los ataques del enemigo. 
Ejército que con su lucha constante triunfará sobre el mal. Ejército que se revestirá de la armadura de Dios 

Hijitos amados: atended a mi llamado; no despreciéis este tesoro del Cielo que hoy he depositado en vuestras manos. Discernid los acontecimientos y haced lo que JESÚS OS DIGA, reconocedlo como el Rey de reyes y Señor de señores.


La Virtud de la Fe

“Hijo, si te llegas a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba.  Endereza tu corazón, mantente firme, y no te aceleres en la hora de la adversidad”

 (Eclesiástico 2,1-2)

Caminar en el Señor es andar por caminos entre rosas y espinas; espinas que hieren vuestro corazón porque, aún, os cuesta morir al hombre viejo, aún os falta desprenderos de vosotros mismos y lanzaros en sus manos, manos que os abrazarán para que no caigáis en el vacío. Os falta robustecer vuestra fe, porque decís creer en Dios pero os falta más abandono a los Misterios de la Divina Providencia, ya que os atrevéis a cuestionar los designios de Dios; os atrevéis a sugerirle nuevas rutas, nuevos caminos.

En fe acepté el Anuncio que me hizo el Arcángel Gabriel.
En fe no me detuve a pensar en el qué dirían las gentes de mí.
En fe acepté el Misterio de la Co-redención que daba inicio al decir SÍ, al aceptar ser la Madre del Redentor.
En fe no sentí miedo en abrazar la cruz del sufrimiento, porque mi Corazón sabía que Dios se ocuparía de mí.
En fe creía que José aceptaría ser nuestro custodio, porque Dios me congració de dones especiales.
En fe mi Hijo crecía en mi vientre y yo le adoraba como mi Dios.
En fe huimos a Egipto en la oscuridad de la noche, pero asistidos de los Santos Ángeles que nos guiaban.
En fe nació el Hijo de Dios, en una pobreza tal que abrumaba mi Corazón, pero confiaba en su Divina Voluntad, porque el Verbo encarnado me había sido enviado para que lo cuidase y lo protegiese.
En fe el Niño Jesús crecía en estatura y en Sabiduría y todo lo que nos acontecía lo guardaba en mi Corazón.
En fe abogué ante mi Hijo en las bodas de Caná.
En fe lo acompañé espiritualmente en sus viajes, en sus misiones, porque conocía de sus milagros, de sus portentosas prédicas que producían efectos maravillosos en todas las almas.
En fe estuve con mi Hijo en el doloroso trance de su Pasión. Mi Corazón sufría y se desgarraba de dolor al ver cómo era tratado.
En fe creía en su Resurrección, en su triunfo victorioso contra la muerte.
En fe, hijitos, no me cuestioné el por qué Dios Padre eligió a una joven mujer de campo, a una sencilla aldeana para ser la Madre del Salvador.
En fe, acepté y caminé a ciegas, segura de nunca caer, porque nuestros caminos no son los caminos del Señor.
En fe, acepté sufrimientos variados, penurias diversas con la esperanza del auxilio que provenía del Cielo.

Que vuestra fe no se tambalee de un lado para otro y caiga como las hojas de los árboles.
Aceptad pacientemente todo lo que Dios os envíe, que Él dispone para el bien de todos los que le aman.
Que vuestra fe crezca como el álamo y el ciprés, no pretendáis discurrir sus misterios. Aceptadlos con agrado y guardadlos en vuestro corazón.
La fe se os ha dado como un regalo de Dios, caminad con entereza, con vuestra frente en alto y con vuestro corazón abierto, porque según sea vuestra fe, así serán las obras.





4° Método

CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN
MARÍA REINA DE LA PAZ



Página fuente

5° Método

33 DÍAS HACIA UN GLORIOSO AMANECER (versión digital)
PREPARACIÓN PARA LA CONSAGRACIÓN 
AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

PADRE NUESTRO EN ARAMEO la lengua de Jesucristo