♥ ♡ Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María

♥  ♡  Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María
Sagrado Corazón de Jesús - Inmaculado Corazón de María - Sed vos la salvación del alma mía, y del mundo entero - Los amo, salven almas

Biblia Latinoamericana de Hoy

Buscar este blog

Oración de las tres

tomado de:
Oración de las tres
Oraciones para la Hora de la Misericordia


ORACIÓN DE LAS TRES 
DICTADA POR JESÚS A SANTA FAUSTINA KOWALSKA



"Oh!, Sangre y Agua que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús 
como una Fuente de Misericordia para nosotros: 
En Ti confío." 



CORONILLA DE LA DIVINA MISERICORDIA

INICIO:
1 PADRE NUESTRO,
1 AVE MARIA y
EL CREDO


CADA MISTERIO:
(En la cuenta del Padre nuestro)
Padre Eterno, 
Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad 
de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, 
como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero.


   
(10 veces. En c/u de las cuentas del Ave María)
"POR SU DOLOROSA PASIÓN, TEN  MISERICORDIA DE NOSOTROS Y DEL MUNDO ENTERO".



(Jaculatoria: Se puede rezar la oración de las 3, arriba anotada, entre cada misterio:)
"Oh, Sangre y Agua que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros: En Tí confío."

AL FINAL:
SANTO DIOS, 
SANTO FUERTE, 
SANTO INMORTAL, 
TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS Y DEL MUNDO ENTERO. 
(3 veces)



EWTN Coronilla de la Misericordia





Expiraste, Jesús, pero Tu muerte hizo brotar un manantial de vida para las almas 
y el océano de Tu misericordia inundó todo el mundo. 
Oh, Fuente de Vida, insondable misericordia divina, 
anega el mundo entero derramando sobre nosotros hasta Tu última gota.

Oh!, Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, 
manantial de misericordia para nosotros, en Ti confío.

Oh Dios Eterno, en quien la Misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu Misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu Santa Voluntad, que es el Amor y la Misericordia mismos. Amén.






http://www.juanpablomagno.org/DivinaMisericordia/dm-01_sp.html
Audio:
http://virgofidelis.com.ar/mp3/Coronilla.de.la.Divina.Misericordia.mp3
http://www.juanpablomagno.org/DivinaMisericordia/index.html
http://www.juanpablomagno.org/DivinaMisericordia/CoronillaDivinaMisericordia.htm
http://webcatolicodejavier.org/oracdelas3.html


Otras oraciones para la Hora de la Misericordia



Jesús, Verdad Eterna, Vida nuestra, 
Te suplico e imploro Tu Misericordia para los pecadores. 
Oh Sacratísimo Corazón, 
Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles 
sobre toda la raza humana. 
Te pido luz para los  pecadores. 

Oh Jesús, recuerda Tu Amarga Pasión 
y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. 
Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, 
me regocijo en su inmensidad porque una sola gota es suficiente 
para salvar a todos los pecadores. 
Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, 
el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado 

El Cielo y la tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará Tu Misericordia. 
¡Oh, que alegría arde en mi corazón, cuando contemplo 
Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! 
Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies 
para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos. 





                                                             ***

Ayúdame, oh Señor, a que mis ojos sean misericordiosos
para que yo jamás recele o juzgue según las apariencias, 
sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarla.

Ayúdame a que mis oídos sean misericordiosos
para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo 
y no sea indiferente a sus penas y gemidos.

Ayúdame, oh Señor, a que mi lengua sea misericordiosa 
para que jamás hable negativamente de mi prójimo 
sino que tenga una palabra de consuelo y perdón para todos.

Ayúdame, oh Señor, a que mis manos sean misericordiosas 
y llenas de buenas obras para que sepa hacer sólo el bien a mi prójimo y 
cargue sobre mí las tareas más difíciles y más penosas.

Ayúdame a que mis pies sean misericordiosos 
para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, 
dominando mi propia fatiga y mi cansancio. 
Mi reposo verdadero está en el servicio a mi prójimo.

Ayúdame, oh Señor, a que mi corazón sea misericordioso 
para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo. 
A nadie le rehusaré mi corazón. 
Seré sincera incluso con aquellos de los cuales sé que abusarán de mi bondad. 
Y yo misma me encerrare en Tu Misericordioso Corazón. 
Soportaré mis propios sufrimientos en silencio. 

Que Tu Misericordia, oh Señor mío, repose dentro de mí. 
Tú Mismo me mandas ejercitar los tres grados de la misericordia. 


  • El primero: la obra de misericordia, de cualquier tipo que sea. 

  • El segundo: la palabra de misericordia; 

si no puedo llevar a cabo una obra de misericordia, ayudaré con mis palabras. 
  • El tercero: la oración

Si no puedo mostrar misericordia por medio de obras o palabras, siempre puedo mostrarla por medio de la oración. 
Mi oración llega hasta donde físicamente no puedo llegar. 


Oh Jesús mío, transfórmame en Ti, porque Tú puedes hacer todo.  
(Diario, 163)







Te saludo, Misericordiosísimo Corazón de Jesús,
Viva Fuente de toda gracia,
Único amparo y refugio nuestro,
En Ti tengo la luz de la esperanza.

Te saludo, Corazón Piadosísimo de mi Dios,
Insondable, viva Fuente de Amor,
De la cual brota la vida para los pecadores,
Y los torrentes de toda dulzura.

Te saludo, Herida abierta del Sacratísimo Corazón,
de la cual salieron los rayos de la Misericordia
Y de la cual nos es dado sacar la vida,
Únicamente con el Recipiente de la confianza.

Te saludo, Inconcebible Bondad de Dios,
Nunca penetrada e insondable,
Llena de Amor y de Misericordia, siempre santa,
Y como una buena madre inclinada sobre nosotros.

Te saludo, Trono de la Misericordia, Cordero de Dios,
Que has ofrecido la vida por mí,
Ante el cual mi alma se humilla cada día,
Viviendo en una fe profunda.   

Te saludo, oh Pan de los ángeles,
Con profunda fe, esperanza, amor,
Y de lo profundo del alma Te adoro,
Aunque soy una nulidad.

Te saludo, oh Dios oculto,
Y Te amo con todo el corazón,
No me estorban los velos del misterio,
Te amo como los elegidos en el Cielo.

Te saludo, oh Cordero de Dios,
Que quitas las culpas de mi alma,
A quien acojo en mi corazón cada mañana,
Y Tú me ayudas en mi salvación.




Alabanzas a la Divina Misericordia 
(Diario, 949)
El Amor de Dios es la flor, y la Misericordia es el fruto.

Que el alma que duda lea estas consideraciones sobre la Divina Misericordia y se haga confiada. 

Misericordia Divina, que brota del seno del Padre, en Ti confío. 
Misericordia Divina, supremo atributo de Dios, en Ti confío. 
Misericordia Divina, misterio incomprensible, en Ti confío. 
Misericordia Divina, fuente que brota del misterio de la Santísima Trinidad, en Ti confío. 
Misericordia Divina, insondable para todo entendimiento humano o angélico, en Ti confío. 
Misericordia Divina, de donde brotan toda vida y felicidad, en Ti confío. 
Misericordia Divina, más sublime que los cielos, en Ti confío. 
Misericordia Divina, fuente de milagros y maravillas, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que abarca todo el universo, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que baja al mundo en la Persona del Verbo Encarnado, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que manó de la herida abierta del Corazón de Jesús, en Ti confío. 
Misericordia Divina, encerrada en el Corazón de Jesús para nosotros, y especialmente para los pecadores, en Ti confío. 
Misericordia Divina, impenetrable en la Institución de la Santa Eucaristía, en Ti confío. 
Misericordia Divina, en la Institución de la Santa Iglesia, en Ti confío. 
Misericordia Divina, en el Sacramento del Santo Bautismo, en Ti confío. 
Misericordia Divina, en nuestra justificación por Jesucristo, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que nos acompaña durante toda la vida, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que nos abraza especialmente a la hora de la muerte, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que nos otorga la vida inmortal, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que nos acompaña en cada momento de nuestra vida, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que nos protege del fuego infernal, en Ti confío. 
Misericordia Divina, en la conversión de los pecadores empedernidos, en Ti confío. 
Misericordia Divina, asombro para los ángeles, incomprensible para los Santos, en Ti confío. 
Misericordia Divina, insondable en todos los misterios de Dios, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que nos rescata de toda miseria, en Ti confío. 
Misericordia Divina, fuente de nuestra felicidad y deleite, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que de la nada nos llamó a la existencia, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que abarca todas las obras de Tus manos, en Ti confío. 
Misericordia Divina, corona de todas las obras de Dios, en Ti confío. 
Misericordia Divina, en la que estamos todos sumergidos, en Ti confío. 
Misericordia Divina, dulce consuelo para los corazones angustiados, en Ti confío. 
Misericordia Divina, única esperanza de las almas desesperadas, en Ti confío. 
Misericordia Divina, remanso de corazones, paz ante el temor, en Ti confío. 
Misericordia Divina, gozo y éxtasis de las almas santas, en Ti confío. 
Misericordia Divina, que infunde esperanza, perdida ya toda esperanza, en Ti confío. 



Oh!  Dios Eterno, en Quien la Misericordia es infinita 
y el tesoro de compasión inagotable, 
vuelve a nosotros Tu Mirada bondadosa 
y aumenta Tu Misericordia en nosotros, 
para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, 
sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu Santa Voluntad, 
que es el Amor y la Misericordia. 
(Diario, 950).





"A las tres, ruega por Mi Misericordia, en especial para los pecadores y aunque sólo sea por un brevísimo momento, sumérgete en Mi Pasión, especialmente en Mi Abandono en el momento de Mi Agonía..."  (Diario, 1320)



"...Hija Mía, en esa Hora procura rezar el Vía Crucis, en cuanto te lo permitan los deberes; y si no puedes rezar el Vía Crucis, por lo menos entra un momento en la capilla y adora en el Santísimo Sacramento a Mi Corazón que está lleno de Misericordia. Y si no puedes entrar en la capilla, sumérgete en oración allí donde estés, aunque sea por un brevísimo instante..."



Oración para la Hora de la Misericordia
de la Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM (*)

Oh Jesús, tu Corazón Traspasado es el Océano de infinita Misericordia de donde manan, copiosamente, tu Sangre y Agua. Sangre que libera nuestros pecados. Agua que purifica y vivifica nuestros corazones. Tú eres la Fuente abierta de salvación, en la cual deseamos sumergirnos para ser transformados con el poder redentor de Tu Misericordia. 

Jesús, Tú nos has ofrecido en esta Imagen de tu Corazón Misericordioso revelada a Santa Faustina, un Recipiente por el cual podemos venir a la Fuente de Misericordia para recoger, sin límites, gracias abundantes de conversión, sanación y redención.

¡Oh Jesús, en Ti confío! En Ti confío mi vida entera, mi corazón, mis temores, mis fragilidades, mis sueños y todos mis sufrimientos, los del cuerpo y los más íntimos de mi corazón.

¡En Ti confío, Oh Misericordia Divina! Tú que miras mi debilidad con ojos compasivos; que levantas mi miseria con el poder de Tu Amor; que das vida a mi esterilidad y que confías en mí a pesar de mí mismo.

En Ti confío, Tú que calmas las tempestades del alma y las grandes tormentas que azotan la barca de nuestras vidas, familias, comunidades y naciones.

En Ti confío el pasado que de tantas formas nos aplasta; el presente que nos inquieta y el futuro que tantas veces nos angustia. 

¡Oh Corazón Misericordioso! En Tu Llaga bendita nos escondemos, descubriendo allí nuestro refugio y descanso... nuestra paz. En el inmenso océano de Tu Corazón, nos sumergimos hoy, nosotros pecadores, esperando con confianza el don más hermoso de Tu Amor por la humanidad: Tu Misericordia.

(aquí hay un enlace para descargar el audio en MP3)





***************



El Señor le dijo a Santa Faustina Kowalska lo siguiente sobre la oración de las tres:
A las tres de la tarde en punto, implora Mi misericordia, especialmente por los pecadores; y, aunque sea por un breve momento, sumérgete en Mi pasión, particularmente en Mi abandono en el momento de la agonía. Esta es la hora de la gran misericordia para todo el mundo. Yo te permitiré entrar en Mi dolor mortal. En esta hora, Yo no rehusaré nada al alma que Me pida algo en virtud de Mi pasión.


Hoy Jesús me dijo: "Deseo que conozcas más profundamente el Amor que arde en Mi Corazón por las almas y tu comprenderás esto cuando medites Mi Pasión.  Apela a Mi Misericordia para los pecadores, deseo su salvación. Cuando reces esta oración con corazón contrito y con fe por algún pecador, le concederé la gracia de la conversión.  (Diario, 186):

























































No hay comentarios:

Publicar un comentario

PADRE NUESTRO EN ARAMEO la lengua de Jesucristo